jueves, 21 de septiembre de 2017

Confesiones de un profesor de Primaria 1

Cuando me toca vigilar el recreo en el patio de Educación Infantil, quiero que los niños pequeñitos se golpeen, se hagan mucho daño y lloren para así poder achucharlos y consolarlos. ¡Es que son tan monos...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario