miércoles, 22 de junio de 2016

Ramón G. de la Serna me resulta mediocre

Pero le estaré eternamente agradecido porque gracias a él descubrí a un gran escritor: José Gutiérrez Solana y, por medio de este, a otros dos: Darío de Regoyos y Émile Verhaeren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario