lunes, 19 de agosto de 2013

"El honor de las injurias", buceando en la memoria

Ayer vi en el cine Doré el documental El honor de las injurias, realizada por el pintor Carlos García-Alix, una película única en cuanto a su factura y por su monumental trabajo de archivo que trata de indagar en la vida de Felipe Sandoval, alias el Doctor Muñiz, un personaje clave en la Guerra Civil Española del que yo no tenía ni idea.

Imagen de la Puerta de Alcalá en homenaje a la URSS que aparece en el documental y que me impactó

La película escarba en el pasado reciente de España, un pasado, que, en palabras de la experta en cine documental Laura Gómez, apenas ha dejado rastro, y que para recuperar hay que bucear en los pliegues de la historia, en los intersticios de la memoria.

Como este pasado apenas ha dejado rastros: un par de fotos, un par de recortes de prensa y algún rollo de película documental, García-Alix acude, siguiendo el modus operandi de Basilio Martín Patino pero llevándolo mucho más allá de lo que el propio maestro nunca se ha atrevido: incorpora imágenes de películas de ficción que ilustran lo que el narrador está contando o incluso rueda tomas nuevas "envejecidas" por el uso del blanco y negro y de la película con mucho grano.

Por otro lado, la cinta forma parte de un proceso revisionista que, creo, se está dando en el cine español desde La vaquilla, La pelota vasca, Soldados de Salamina, Pa negre y otras cintas en las que, por fin, no se recurre al maniqueísmo en el que un bando aparece claramente como "el bueno" y el otro como "el malo". Así, en este documental, en ningún momento vemos a Sandoval como un héroe... y quizá por ese motivo las izquierdas no nos han dado a conocer esta figura, ya que, al haber delatado a sus compañeros tras ser detenido en Alicante por las tropas franquistas, no se nos ha podido vender como tal héroe.

En definitiva, una película que aconsejo a todos los interesados en la Guerra Civil.

3 comentarios:

  1. Me encantó cuando la ví en la Seminci. Más que revisionista, palabra que tiene un tinte peyorativo, yo diría que es "desprejuiciada": investiga en la figura de una persona/personaje sin tener en cuenta los modelos ideológicos de todo el cine, documental o no, sobre la Guerra Civil. El personaje bien lo vale. Qué bien que la hayas traído al blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, pero yo sigo pensando que hay que revisarlo TODO.

    ResponderEliminar
  3. Es una gran película, que sirvió como colofón a la gran investigación que realizó Carlos García Alix desde hace muchos años sobre el retrato de Felipe Sandoval, y sobre los crímenes que ciertos anarquistas realizaron como verdugos de las checas izquierdistas durante la Guerra Civil. En principio me parece que publicó dos libros sobre el tema y acabó su andadura con este filme, por no comentar la cantidad de retratos que lleva realizando durante años de personajes anarquistas.
    Tuve el honor de leer ciertos fragmentos de un texto que Carlos había transcrito del archivo histórico español, era toda la confesión escrita que tuvo que hacer Sandoval antes de acabar convirtiéndose en su propio verdugo, era espeluznante.
    Por último aconsejar el libro de Eduardo de Guzmán ¡Nosotros los asesinos!, en donde sale también reflejada la historia del pistolero anarquista.
    Un saludo

    ResponderEliminar