martes, 15 de enero de 2013

Cine-fórum

Otro de mis sueños que se cumple. El  lunes que viene, día 21 de enero de 2013, a las ocho y, a partir de ahora, cada lunes a esa hora, presento un cine-fórum en el bar La Esencia (C/ Esperanza, 8), en el muy castizo barrio de Lavapiés. Empezamos con un ciclo de la etapa mexicana de Buñuel. Este domingo se proyectará una sesión de cortometrajes seguida de El ángel exterminador (1962). Todos ustedes son más que bienvenidos, así como las amistades que deseen invitar.


Incluyo una breve presentación de la película extraída de un post anterior de este mismo blog:

El ángel exterminador (1962) es una de las películas más complejas de Luis Buñuel y para algunos, su cinta más conseguida. Dentro de la complejidad de la obra, siempre llama la atención su intrincada estructura. La trama arranca cuando los participantes en una fiesta de la alta sociedad se quedan encerrados en una habitación, de la que no pueden salir y no saben por qué. El quedarse encerrados descubre el lado más animal de los invitados y surgen todo tipo de conflictos entre ellos, a la vez que sus instintos más bajos salen a relucir. Quizá el rasgo más destacable de esta película desde el punto de vista estilístico o visual sean las numerosas repeticiones con que cuenta y que, al menos a primera vista, no se sabe muy bien a qué se deben.

También añado algunas palabras sobre la película que Buñuel dijo a su biógrafo J.F. Aranda: "Desde luego, no he introducido ni un solo símbolo en el film y aquellos que esperen de mí una obra de tesis con un mensaje ¡pueden esperar! Pero que El ángel exterminador es susceptible de ser interpretado, qué duda cabe. Todos tienen derecho a interpretarlo como quieran. Hay quien le da una interpretación únicamente erótico-sexual. Otros, política. Yo le doy más bien una interpretación histórico-social. Pero cuando en la conferencia de prensa de Cannes preguntaron los críticos a Juan Luis [su hijo y ayudante de dirección] que por qué había en el film un oso deambulando por la fista elegante, contestó: "Porque a mi padre le gustan los osos". Es la verdad. Hubo quien interpretó al oso como a la Unión Soviética, que iba a devorar a los burgueses. Eso es una tontería. Luego le preguntaron lo que significaban las repeticiones de situaciones en el film. Ya había previsto esto y le dije a Juan Luis: "responde: 'porque al terminar la película me abía dado cuenta de que quedaba corta, y para alargarla...'". La gente siempre quiere una explicación para todo. Es la consecuencia de siglos de educación burguesa. Y para todo lo que no encuentran explicación, recurren a Dios. Pero, ¿de qué les sirve? A continuación tendrían que explicar a Dios".

Premios recibidos por El ángel exterminador: Jano de Oro en el Festival de Cine Latinoamericano de Sestri-Levanye, premio de Fipresci y de la Societé des Ecrivains de cinéma et TV en Cannes, André Bazin en Acapulco.

(Actualizado el 27/02/2013 y el 02/03/2013).

No hay comentarios:

Publicar un comentario