jueves, 18 de octubre de 2012

Greatest Hits: ¡Exclusiva! Mi verdadera lista de lo mejor y lo peor del cine de 2011

Hoy tenemos una exclusiva... y gorda, porque hoy incluyo uno de esos textos inéditos que les había prometido en la primera entrega de la sección "Greatest Hits". Bueno, en realidad no se trata de un texto inédito, sino de uno que aparece en su versión completa, pues la lista de las mejores películas de 2011 que apareció en Cinemistas el 31 de diciembre de 2011 fue cercenada, seguramente de manera inadvertida, por el editor de ese blog, mi querido Carlos Escolano. Así que por primera vez y en rigurosa exclusiva mundial presento la lista de... ¡¡¡LO MEJOR Y LO PEOR DEL CINE DEL AÑO 2011!!! Creo que a algunos de ustedes les va a encantar y realmente así lo espero.

Nota: la selección está realizada en base a las puntuaciones que antes ponía en mi facebook y los comentarios a las películas están basadas en las mini-críticas que antes publicaba en ese medio.

Ahí van mis votos para lo mejor de 2011. Como casi no acudo a festivales o, mejor dicho, estoy empezando a acudir, no estoy tan al día y pido perdón por ello. Supongo que muchas películas del año 2011 las iré conociendo a lo largo del 2012 y sucesivos.

Fotograma de "Medianeras"

MEJORES LARGOMETRAJES DEL AÑO 2011:

ESPAÑOLES:

10. La vida sublime (Daniel V. Villamediana): notable intento de hacer un docu-drama en la onda de Erice o Kiarostami, un poco primeriza pero vale la pena.
9. Eva (Kike Maíllo): una buena idea desperdiciada (el principio me estaba emocionando), con toques de Asimov, Mighty Atom-Astroboy. A destacar: los efectos visuales y el gran papel de Lluis Homar, que lo borda igualmente haga de cura homosexual o de robot.
8. Color perro que huye (Andrés Duque): a medio camino entre el documental y la ficción, lo experimental y lo narrativo, se ve un poco deslabazada pero cuenta con imágenes aparentemente banales que gozan de un lirismo abrumador y no carece de sentido del humor. El director va a llegar lejos.
7. La posesión de Emma Evans (Manuel Carballo): interesante relectura del subgénero de posesiones, más que notable para los fans del terror.
6. La cara oculta (Andy Báez): pese a la mala elección del protagonista, una más que notable cinta de terror.
5. La piel que habito (Pedro Almodóvar): interesante incursión del director en el “fantastique” con toques de Franju. Lástima que tenga que poner las típicas “almodovaradas”.
4. Papagordo. En casa de Raimundo Amador (Laura Llamas, Víctor Morilla): gran documental sobre la vida del guitarrista.
3. Mientras duermes (Jaume Balagueró): Luis Tosar realmente da miedo en este thriller.
2. No tengas miedo (Montxo Armendáriz): Armendáriz no falla.
1 (la mejor del año en mi opinión). No habrá paz para los malvados (Enrique Urbizu): un paso más en la línea de la notable La caja 507, una película de intriga con la caótica sociedad actual como telón de fondo.


EXTRANJEROS:

11. Sin retorno (Miguel Cohan): interesante reflexión sobre la responsabilidad.
10. El gato desaparece (Carlos Sorin): no está mal pero me esperaba algo mejor del responsable de obras tan geniales como La película del rey, Historias mínimas o Bombón (El perro).
9. Outrage (Takeshi Kitano): belleza en la ultraviolencia.
8. Midnight in Paris (Woody Allen): de las mejores que ha hecho Allen en los últimos tiempos, con un guiño a Annie Hall (¿alguien lo pilló?).
7. Le Havre (Aki Kaurismaki): película optimista, muy bien dirigida e interpretada. Alegato a favor de la rebelión en una sociedad con leyes inmorales en la que el derecho humano de una persona a desplazarse de un sitio a otro para mejorar su vida o por cualquier otro motivo le es negado mediante fuerzas represivas capaces de meterle a uno en campos de refugiados similares a cárceles o de repatriarle a su país.
6. El hombre de al lado (Mariano Cohn, Gastón Duprat). ¿Están los argentinos obsesionados con sus vecinos?
5. The King’s Speech (Tom Hooper): pierde mucho con el doblaje; aun así, una gran película.
4. Hereafter (Clint Eastwood): obra maestra del que quizá sea el último clásico de Hollywood vivo.
3. The Artist (Michel Hazanavicius): un auténtico tour de force que lo tiene todo.
2. Senna (Asif Kapadia): excepcional documental sobre la vida del piloto brasileño, narrado magistralmente con técnicas del cine de ficción.
1 (la mejor del año en mi opinión). Medianeras (Gustavo Taretto): genial y muy lírica reflexión sobre la vida actual en una gran ciudad, sobre la incomunicación, sobre el desencuentro (en lo que me recordó a La vida en un hilo de Edgar Neville, 1945). Lo único malo: no me pega la bellísima Pilar López de Ayala hablando con acento porteño. ¿No había ninguna actriz argentina capaz de hacer ese papel?


PEORES LARGOMETRAJES DEL AÑO 2011:

ESPAÑOLES:

3. Lo contrario al amor (Vicente Villanueva): por este tipo de películas tiene mal nombre el cine español.
2. Torrente 4 (Santiago Segura): sucesión de cameos de famosetes sin ton ni son. Desmerece las primeras entregas de la serie, en especial la primera.
(la peor del año en mi opinión). La voz dormida (Benito Zambrano). ¡Qué dramón! Ni un segundo sin lágrimas. Parece que el director apuesta fuerte por empezar con una situación super-dramática e ir de ahí para arriba, cosa que, por supuesto, no logra. Y la protagonista (Inma Cuesta), de tan dulce, resulta ñoña. Parece que a Zambrano se le olvidó cómo hacer una película desde Solas, que no resultaba tan enfatizada: tenía sus momentos dramáticos pero no era un constante éxtasis de lloros. Si no hay momentos sin tensión, no puede haber picos dramáticos. También me repateó el tonillo de manifiesto que tiene la cinta. Al director se le va un poco la mano con la violencia por parte de las monjas.


EXTRANJEROS:

5. Carnage (Roman Polanski): Polanski sigue sin levantar cabeza desde hace mucho mucho tiempo. Si la película tiene algún valor positivo se debe más a la obra de teatro en la que está basada que a la labor de un desganado Roman.
4. The Tree of Life (Terrence Malick): película con un mensaje pseudo-cristiano/new age que da muy mal rollo. Ya sé que es lo que siempre se dice en estos casos, pero la fotografía es una pasada.
3. Meek’s Cutoff (Kelly Reichardt): rollo.
2. Tournée (Mathieu Amalric) y White Material (Claire Denis) ex aequo.¡Si André Bazin levantara la cabeza!
1 (la peor del año en mi opinión). Melancolia (L. von Trier): Lars von Trier o el cine de la repulsión.


Añadido a fecha de hoy: como pueden comprobar, para mí no hay nada peor en cine que la pretenciosidad. Prefiero una película de bajo presupuesto resultona que una de estas grandielocuentes pomposidades que no son más que pajas mentales para cinéfilos bobalicones.

(Actualizado el 21/10/12: pongo las películas en orden inverso, como se suele hacer en estos casos),

No hay comentarios:

Publicar un comentario